Historia de la electrificación de las parroquias de Covas, Esmelle, Marmancón

04/05/2007, Victoriano Rodríguez Lorenzo

​​

Estas parroquias carecían de servicio eléctrico antes del año 1950, solamente existía una línea de alta tensión que suministraba energía eléctrica a las zonas militares del Ejército instalada en Covas (Cabo Prior) de cuarteles y baterías. Esta línea cruzaba las parroquias de Marmancón y Covas, que suministraba energía la Sociedad Gallega de Electricidad que tenía instalados sus servicios en la central de Santa Marina (Ferrol).

Anteriormente en las parroquias de Covas y Esmelle, desde el año 1934 hasta el 1944, han tenido un servicio de horario nocturno de una mini-central mixta de carbón e hidráulica instalada en el Xuncal (Esmelle), que suministraba energía eléctrica a estas dos parroquias. Esta central estaba asentada en el local de un molino harinero que funcionaba con la misma instalación de la eléctrica que alternaba en invierno con turbina hidráulica y en verano con caldera de carbón por la escasez de agua, que igualmente daba energía para el funcionamiento del molino harinero.

Representación de la Comisión Vecinal

Dicha central, instalada por Ramón Dopico Lorenzo y su familia, suministraba la energía eléctrica a dichas parroquias de  Covas y Esmelle, que aunque funcionaba irregularmente, era aceptada por los usuarios en su más estricta necesidad, que agradecían por ser la única solución que se tenía por la falta de extensión de la central eléctrica Sociedad General Gallega, que en aquel entonces no pasaba de los límites de Parroquiales de Serantes del antiguo ayuntamiento del mismo nombre, al que pertenecieron también las dos parroquias mencionadas.

A partir  del cese de esta mini-central, se han iniciado gestiones que no han fructificado hasta el año 1950, en que el Ministerio de la Guerra para la cesión de la línea de alta tensión de su propiedad que procedía de las instalaciones de la Sociedad General Gallega de Electricidad, exigía un convenio para el pago de dicha línea entre el Ministerio, la Sociedad  y la vecindad de las citadas parroquias.

Por los motivos de enganche en esta línea militar que cruzaba las parroquias de Marmancón y Covas para los servicios militares de Prior, estas iniciaron antes que la parroquia de Esmelle los trabajos de su instalación al no tener que derivar la línea de alta tensión que era necesario para Esmelle en una longitud de dos mil metros, y por tal motivo se empezó a instalar en Covas el año 1950, en Marmancón en el año 1951 y en  Esmelle en el año 1952, tal y como se programó después de la concesión oficial de la línea militar para que la General Gallega de Electricidad pudiera realizar las instalaciones de acuerdo con las gestiones vecinales de las tres parroquias, que tendrían que abonar el  coste de 90.000 pesetas en sus tres cuartas partes, quedando la cuarta parte para el Ministerio y la General  Gallega.

Iniciándose el desarrollo vecinal necesario y las gestiones entre la Jefatura de Industria de La Coruña, la Sociedad General Gallega de Electricidad y el  Ayuntamiento de Ferrol, se procedió a establecer en cada parroquia la correspondiente comisión  de gestión vecinal para los trabajos y aportaciones económicas. Después de los estudios presentados y presupuesto en cada parroquia, se iniciaron las etapas de desarrollo en cada una, iniciándose por Covas en el año 1950, siguiendo Marmancón en el año 1951 y finalizando Esmelle en el año 1952.

Una vez concretadas las gestiones oficiales, cada parroquia desarrolló su proyecto según se indica.

 

Instalación de Covas (1950)

Se formó la comisión vecinal para el inicio de las gestiones, que se construyó con los siguientes vecinos:

  • Consejero: Juan Cainzos Chao
  • Presidente: Amador Rodríguez López
  • Vicepresidente: Tomás Serantes García
  • Secretario: Andrés Varela
  • Vicesecretario: Ángel Díaz
  • Vicesecretario 2º: Tomás Díaz
  • Tesorero: Benjamín Alvariño
  • Vicetesorero: Ramón Díaz

 

Subcomisionados por barrios:

PRIOR:

  • Eloy Alvariño Rodríguez
  • José López Pazos
  • José Serantes

 

PEDREIRA:

  • Andrés Serantes
  • Pastor Freire
  • Ramón Otero Serantes

 

ALDEA:

  • Celestino Santiago Serantes
  • Juan Antonio Díaz Díaz
  • José Lago

 

RAJON:

  • Manuel García
  • José Pedreiro
  • Serafín Martínez

 

COVARRADEIRAS:

  • José Docampo Serantes
  • Abelardo Docampo Serantes
  • José García

 


La instalación de enganche se hizo a 236 viviendas de los 267 vecinos existentes quedando sin electrificar 31 vecinos, pendientes y sin la instalación para el suministro eléctrico por no estar conformes con las cantidades asignadas y otros por falta de pago, sujetos todos ellos a las normas establecidas.

Para hacer frente al coste de la instalación, después de estudiar el proyecto y presupuesto que ascendió a 487.320 pesetas, se tomó el acuerdo con los vecinos para establecer las cuotas participativas, tomando como base la riqueza disponible de cada contribuyente y 250 pesetas por casa. Las cuotas se hicieron efectivas en el plazo de cinco meses.

Los vecinos que renunciaron al enganche no pudieron hacerlo sin realizar el pago de la cuota establecida con el recargo correspondiente y los que no lo hicieron tuvieron que esperar el plazo establecido de ocho años según lo acordado entre la comisión vecinal, la empresa suministradora y la Jefatura de Industria.

Se han establecido contactos en distintos lugares de la parroquia para atender las sugerencias, alegaciones y reclamaciones ante la comisión vecinal.

Lo recaudado ascendió a 465.290 pesetas, aportando la Sociedad General Gallega de Electricidad la cantidad de 98.326 pesetas por la cuarta parte  correspondiente del presupuesto de la instalación, pero solamente de ciertos materiales y a precio oficial, quedando excluidos postes de madera y trabajos de mano de obra realizados por la vecindad. La aportación del Ayuntamiento ha sido de 13.000 pesetas.

Para los vecinos en situaciones precarias y sin recursos, que no pudieron hacer efectiva la cantidad asignada en su cuota, se gestionaron medios de ayuda para su enganche. Los vecinos que renunciaron por otros motivos tuvieron que cumplir las normas establecidas.

 

 

Instalación de Marmancón (1951)

La iniciación de la gestión para la electrificación  de la parroquia de Marmancón y la zona de Fontá, situada en los límites de esta, fue a principios del año 1951 y finalizando en octubre del mismo año, habiéndose concedido el enganche del suministro en noviembre.

La comisión de vecinos que realizó las gestiones, la constituyeron las siguientes personas:

  • Presidente: José Díaz Lorenzo
  • Secretario: Ángel López Saavedra
  • Tesorero: Juan Lorenzo Carneiro
  • Vocal 1: Avelino Lorenzo  Fernández
  • Vocal 2: Ángel Díaz Montero
  • Vocal 3: Antonio Lorenzo Fernández
  • Vocal 4: Rosendo Santiago Díaz
  • Vocal 5: Ángel Cid Díaz
  • Vocal 6: José Lorenzo Fraga

 

El coste de la instalación alcanzó la cantidad de 88.423 pesetas que fueron recaudadas estableciendo cuotas de 250 pesetas por casa y asignando una cantidad según el estudio realizado por la comisión según los medios de riqueza e ingresos de cada familia.

La recaudación de lo asignado a 30 vecinos y 33 casas, ha sido de 72.678 pesetas más la aportación de la Sociedad General Gallega de Electricidad de 17.583 pesetas que representaba la cuarta parte del coste de los materiales a precio oficial, sin que en esta aportación entrase la distribución de trabajos y postes de madera.

La mano de obra no técnica de la instalación, ha sido realizada en gran parte por la vecindad que auxilió a la Sociedad General Gallega de  Electricidad. Asimismo, la vecindad atendió a los empleados de esta sociedad en sus labores, comida y cobijo.

El enganche para el suministro de las viviendas se realizó en el mes de noviembre de 1951 formalizándose las correspondientes altas para todos los vecinos, no surgiendo problemas con pagos aplazados que se solventaron sin necesidad de recurrir a las normas establecidas entre la Comisión, Sociedad General Gallega de  Electricidad y la Jefatura de Industria.

           

Instalación de Esmelle (1952)

La gestión para realizar la instalación eléctrica en la parroquia de Esmelle, después de presentar en el año 1951 la petición al Ministerio de Industria para la concesión de ayudas ante el encarecimiento que representaba el distanciamiento de la línea de alta tensión que debía instalarse desde la parroquia de Marmancón. Una vez resueltas ciertas irregularidades e inconformidades presupuestarias con la Sociedad General Gallega de Electricidad, se iniciaron a principios del año 1952 las gestiones vecinales para afrontar el coste de la instalación y los trabajos a realizar.

El primer paso ha sido la constitución de la comisión de vecinos que se conformó de la siguiente manera:

Después de unas iniciales gestiones para formalizar l comisión por Andrés Santalla Montero y varios vecinos, quedó constituida dicha comisión como sigue:

  • Presidente: Clemente Souto Serantes
  • Vicepresidente: José Santiago Díaz
  • Secretario: Victoriano Rodríguez Lorenzo
  • Vicesecretario: Ricardo Díaz Bouza
  • Contador: Eduardo Santiago Lorenzo
  • Depositario:Manuel Pazos Aneiros
  • Vocal 1: Adriano Seijido Santiago
  • Vocal 2: Cesáreo Otero Díaz
  • Vocal 3: José Santiago Rodríguez
  • Vocal 4: Germán Seoane Novoa
  • Vocal 5: Manuel Dopico Castrillón
  • Vocal 6: Ángel Fernández Díaz
  • Vocal 7: Enrique Díaz Pita
  • Vocal 8: Aurelio Pita Blanco
  • Vocal 9: Eduardo Vargas Fernández
  • Vocal 10: Calixto Freijomil Pérez

 

Una vez establecida la comisión, se han impuesto las cuotas según lo acordado en las asambleas vecinales que se realizaban en el salón de La Modia, local habilitado para realizar todas las gestiones necesarias. Dichas cuotas se asignaron y confirmaron para cada vecino, rigiéndose por la contribución rústica catastral que figuraba en el padrón municipal, a la que se añadía la cantidad de 250 pesetas asignada por cada casa. 

La vecindad para instalar la energía eléctrica era de 133 casas, pero solamente lo hicieron 110 vecinos, quedando 23 pendientes de la instalación, que representaba una cantidad de 34.550 pesetas en el momento del enganche por falta de pago. De estos 23, solamente 3 quedaron sin derecho al enganche, pero las 20 restantes se comprometieron  a realizar el pago en el plazo de dos años que fueron instalándose periódicamente.

Los 3 vecinos que no aceptaron el cumplimiento de lo establecido, quedaron hasta cumplir el plazo de las normas de enganche que era de ocho años, haciéndolo después de dicho plazo sin coste alguno. Hay que significar que uno de ellos recurrió judicialmente sin resolución favorable, teniendo que cumplir la normativa existente.

El coste de la instalación ha sido de 240.397 pesetas y la recaudación de 235.815 pesetas más la aportación de la Sociedad General Gallega de Electricidad que representó la cantidad de 37.819 pesetas sobre ciertos materiales y a precio oficial sin los trabajos y postes de madera. El Ayuntamiento aportó una subvención de 7.000 pesetas. La vecindad realizó el trabajo de la colocación de postes bajo la dirección de la General Gallega, ayudando también a sus empleados que les facilitaron comida y albergue.

El barrio de Mougá, perteneciente a la parroquia de Esmelle, no se pudo electrificar en este año por falta de línea de alta tensión y ante el alto coste que representaba para siete viviendas, quedando a la espera de la instalación de los antiguos polvorines del ejército, que después de realizar las gestiones con el Ministerio de la Guerra y la Sociedad General Gallega de Electricidad, se realizó quince años después, con una pequeña aportación para dichas viviendas de Mougá y a cinco de la Barcia que pertenecían a Doniños.

 

Comentarios 

Las tres parroquias de Covas, Marmancón y Esmelle, que en los años 1950,1951 y 1952 respectivamente, hicieron un esfuerzo económico vecinal para sufragar los gastos y poder llevar a final término este progreso tan necesario, que hoy es reconocido dicho esfuerzo para las mejoras de las condiciones de vida de esta zona que antes de la electrificación vivía en un débil resplandor.

 En las tres parroquias surgieron problemas de consenso por parte de algunos vecinos que no aceptaron las cuotas impuestas y las normas establecidas, que a oscuras tuvieron que permanecer un largo período.

Existieron vecinos que por carecer de medios económicos, se les facilitó el enganche con el pago prorrogado y a plazos alumbrándose sin entrar en los raros criterios de oscurantismo.

Los que pudieron satisfacer sus cuotas impuestas según sus posibilidades y no lo hicieron, les quedaron veladas sus ideas, teniendo que alumbrar su conciencia durante un largo período.

Para mayor satisfacción de los que se electrificaron, pudieron disfrutar de la T.V. instalada en España a los seis años, concretamente en el año 1956, cumpliéndose el 50º aniversario en el 2006, llegando antes este progreso necesario a las tres parroquias electrificadas que empezaron a disfrutar sin esperas reglamentarias.

Los que se quedaron sin electrificación por no cumplir las normas tuvieron una larga espera para poder disfrutar de la T.V., radio, aparatos electrodomésticos, industriales, etc., teniendo que seguir empleando el mirador ventanal, la galena, el lar, la luna, la luz de carburo, el candil, el quinqué, la vela, el petromax, etc. etc.

También resultó curioso que años antes de la instalación eléctrica en estas parroquias, en algunos domicilios ya existían aparatos eléctricos, aunque sin electricidad para su funcionamiento, quizá hayan sido adquiridos psicológicamente para su comparación con los que disfrutaban de estos servicios.

Haciendo un recordatorio del desarrollo de esta obra en las parroquias indicadas, sin ironías, que hoy se encuentran con el mismo progreso y adelanto como cualquier otra zona, tanto de España como del mundo, es momento para recordar las necesidades de los antepasados en todo aquello relacionado con la electricidad, que de alguna manera, todos, poco o mucho, hemos conocido y que es conveniente tener muy en cuenta como recuerdo histórico.

No hay que olvidar el tener un recuerdo para todos, tanto vecinos como comisionados de esta gran labor, que, de aquellas fechas de la electrificación de las tres parroquias, Covas, Esmelle y Marmancón, un noventa por cien ya no se encuentran entre nosotros.

 
 
* Victoriano Rodríguez Lorenzo es vecino de Esmelle y secretario de la comisión de electrificación de esta parroquia
<< Voltar